Libertad Religiosa

Viernes 25 de agosto del 2017
por Ramón Parellada
Publicado originalmente en República GT  el viernes 25 de agosto del 2017

 

Imagínate vivir en un país donde no te dejan practicar tu religión, donde está prohibida por ley.  Pues bien, imagínate aún más que en un país así se ordenen sacerdotes.  Suena imposible, ¿no?  Pues no, hay países en el mundo donde la libertad religiosa no existe.  Es más, muchas libertades civiles son un mito aunque pueda existir libertad económica.  Pero estas libertades hacen que la ausencia de la libertad como un todo sea un hecho.

Hayek lo decía bien, la libertad es una sola e indivisible.  Si falta alguna de las libertades que son por naturales en el ser humano entonces falta la libertad.  No puede haber plena libertad si no hay libertad religiosa o civil por más que un país progrese.  Y vivir en un país así es una farsa porque el ser humano no llega a desarrollarse plenamente con todas sus facultades para poder escoger. 

dawn-1867390_1280

Traigo este tema a colación porque el domingo pasado asistí a una misa en Madrid en la que el sacerdote concelebraba con 4 sacerdotes más y dos jóvenes que se están preparando para el sacerdocio.  De los cuatro sacerdotes, todos jóvenes, tres eran de China Continental y uno de Nyanmar (Birmania).  Los dos estudiantes para sacerdote eran de China Continental. 

Nos contaba el padre que estos sacerdotes estudiaron en un apartamento en China con las cortinas cerradas durante varios años.  Luego fueron ordenados a puerta cerrada.  Curiosamente, todos han sido interrogados e investigados, pero ya ordenados siguen su labor evangélica por el mundo. 

Es fácil para nosotros que gozamos de libertad religiosa y de otras libertades sentir que no hay problema con la libertad religiosa en el mundo, pero si lo hay.  Preguntémosle a estos sacerdotes y estudiantes chinos o de Birmania.   Justo donde más prohibición hay contra la libertad o los derechos más elementales del ser humano están surgiendo las vocaciones que en los países desarrollados escasean. 

Decía el sacerdote que estaban contentos porque justo en ésta época de escasez de vocaciones habían podido reemplazar la cantidad de sacerdotes que habían fallecido con sacerdotes nuevos y jóvenes de países que incluso carecían de libertad religiosa.

Muchas veces nos quejamos y no defendemos lo que tenemos.  En Nuestro país tenemos libertad religiosa. Cualquiera puede ejercer su religión libre y voluntariamente sin que amenace por la fuerza a otras religiones.  Esto es parte fundamental de la libertad en general.  Apreciemos, defendamos y reforcemos lo que tenemos.  No lo perdamos. 

_______________________

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad exclusiva del autor.  El Instituto Fe y Libertad abre este espacio para dialogar e impulsar el desarrollo humano promoviendo la libertad individual y los principios judeocristianos.

Deja un comentario